Una Vida A Través de Instagram

Luis Fernando Padilla (@LuisFerPadilla)


¿Ser influencer?


Martes por la noche, me bebía un whiskey con mineral mientras esperaba mi cena a domicilio. Además de mi perro Tristán, el celular siempre resulta buena compañía cuando no hay nadie más. Es decir, no hay mejor manera de engañar a la soledad que leer los mensajes “no leídos” en instagram mientras se espera un Yakimeshi y se bebe whiskey.


*44 no leídos*


Desde un “Cásate conmigo, okey no :( bye. Te amo.” hasta una chica que

me pide que le recomiende libros porque acaba de terminar una relación de dos años. Intento contestar todos y cada uno. Siempre lo intento, me gusta sentirme cerca de ellos porque después de todo ellos son los que disfrazan mi soledad mientras ceno. De repente, en uno de esos mensajes aparece la pregunta:


¿Qué es para ti ser influencer y qué esperas alcanzar?


Un trago al whiskey, un cigarrillo y bloqueo el celular. No siempre es fácil contestar todos los mensajes.


Foto por Stephania Soriano


Esa misma noche, rodeado por la oscuridad de mi habitación, mi cabeza se puso a pensar en el chico que era un par de años atrás y en cómo el número en la caja de seguidores lo habían transformado. Son esas cosas que llegan a tu vida sin explicación, y debes decidir si lo dejas o encuentras la manera de construir lo mejor que puedas con eso.


Los eventos; las sesiones de fotos; los giveaways; los códigos de

descuentos; las transmisiones en vivo; las personas del medio; las marcas; la “paga”; lo que muestras y lo que no; lo que las personas piensan que eres, lo que quieres ser y lo que en realidad eres. Todo esto en un mundo en donde siempre hay alguien que observa, que espera tus errores, celebra tus victorias, comenta lo que haces, exige que hagas más o que dejes de hacer; en un mundo en donde además de esto, tienes familia, amigos, una mascota, una chica que te gusta.


Se vuelve fácil poner tu vida en manos de las redes sociales, pero nunca deja de ser lindo tomarte cinco minutos para ver el cielo sin decir nada, sin tomarle una foto y publicarla, solo mirar y recordar que la cantidad de seguidores no nos hace más grandes, nos hace globales. Y se vuelve un compromiso.



Foto por Stephania Soriano


Es relativamente fácil que mucha gente te vea y siga en internet, basta con hacer algo estúpido, mostrar el cuerpo, ser atractivo, crear un challenge. Pero no es tan fácil mostrar lo que pasa en tu cabeza, decir lo que te molesta, lo que te pone triste. No es fácil mostrar que eres humano.


Quizás el término influencer se define a través de likes y comentarios, de la cantidad de mensajes y personas que ven tu día a día. O tal vez, un influencer es ese lugar seguro al que asistes para sentirte mejor, para entender que todos tenemos problemas.


Yo escojo la segunda definición.


Escojo ser ese lugar seguro y ser esa persona que yo necesitaba para entender que la vida es una nube en donde hay diluvios, rayos, truenos, pero también se siente luz y color.

  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook

#foryoungpeople

let us slide into your dm's