top of page
  • MUD

El Quehacer de mi ¿Qué hacer?

Stephany Rendon (Aerialista y Artista)

 



Lunes


Situada fuera de la puerta, me dirijo hacia mi lado izquierdo. Caminar a las 8:00 am es una buena hora no solo para comenzar mi día, sino para ver iniciar el de los demás.


Observo como algunos pedazos de hule con diversos diseños coloridos son montados sobre mesitas de madera que se encuentran en el exterior de un localito. A una muy probablemente abuelita sentada sobre su mecedora, meciéndose de atrás para adelante y de adelante para atrás con ayuda de la punta de sus piececillos; haciéndome recordar a la mía, y a su caja de galletas que, al acabárselas, decidió que los hilos se veían mejor en ella.


Escucho un sonido, más bien como un chiflido, un chiflido particular fusionado con aromas aún más particulares, «¡las tortillas!»  todos sabemos que nunca se es demasiado temprano para nutrirse de maíz, oh sí.

Sigo en mi andar y en este mismo mi vista ha captado uno que otro letrerito descuidado que me hace pensar en las increíbles oportunidades de las que uno se pierde al usar sus pies como medio de transporte; digo, no en cualquier esquina te andan ponchando las llantas ¡GRA-TIS!


Que cordialidad.


He llegado.


Restriego una y otra vez la planta de mis tenis sobre una jerguita roja ya medio despintada que se encuentra en la entrada del estudio, esto para evitar andar dejando manchas por ahí dentro. Intercambio de buenos días, abrazos rápidos y comentarios positivos de que “hoy sí va a salir.”


Confirmo.


Hora de subir.


«¡La tela no está resbalosa!»


Hoy es un buen día.


Secuencia de la espalda, 4 subidas con taquitos, 2 y 2 en corvas y 2 en pollito rostizado.